Skip to content

PSOE, partido bisagra.

junio 22, 2015

PedroSanchezBanderaEl PP ya ha lanzado a sus voceros para extender las dos campañas del miedo con las que pretende mantenerse en el poder o, como mal menor, blindar el bipartidismo de centro–derecha que sufrimos desde hace décadas. Una de las campañas va destinada a los votantes; la otra a los dirigentes del PSOE.

El miedo que el PP quiere inocular en los líderes del PSOE es el miedo a ser devorado por PODEMOS. Tratará de hacerles ver que en el centro, repartiéndose, en el tiempo, el gobierno con el PP, estarán más calentitos y seguros que a la izquierda, compitiendo, bajo la intemperie de Los Mercados y las Instituciones, contra Pablo Iglesias, La Sexta y los soviets de Colau y Carmena.

Para el PP, como para cualquier partido que identifica Democracia con Oligarquía, el mayor peligro no es que las élites de otros partidos gobiernen, sino que lo hagan personas “normales”; personas que, en lugar de extasiarse mirando como la servidumbre viste a sus hijos, les da de desayunar entre sonrisas y lágrimas; personas que no tienen miedo a correr riesgos políticos porque para ellas la política no es una carrera.

Susana Díaz ha puesto hoy, a la entrada de la reunión extraordinaria del Comité Federal del PSOE, letra a la música que otros “popes” del partido llevan tiempo haciendo sonar; ha pedido que el partido y su candidato a la Moncloa, Pedro Sánchez, salgan “a ganar” las elecciones generales, “no a pactar”, ni “a hacer bloques” con otros partidos, sino que su pacto debe ser  con “la inmensa mayoría de los ciudadanos”.

El PP con su amenaza, “bipartidismo o PODEMOS”, intenta convencer al PSOE de que si quiere luchar por ganar las elecciones en solitario debe moderarse para conseguir el voto del centro, ese que es más fácil de asustar y movilizar al grito “que viene los rojos” (y que viene siendo en España el voto de “la inmensa mayoría de los ciudadanos” desde hace 25 años) y pactar para que siempre gobierne la candidatura más votada.

Si, por otro lado, el PSOE quiere ganar las elecciones y gobernar con un programa de izquierdas no tendrá más remedio que pactar con PODEMOS.

¿Qué preferiría un socialista?¿Que gobierne el PSOE o que el gobierno, sea cuál sea su composición, lleve a cabo políticas de verdadera izquierda?

¿Hacia dónde girará el PSOE en los próximos meses?¿Hacia el centro con el riesgo de que su voto más izquierdista vaya a PODEMOS?¿Hacia la izquierda asumiendo la pérdida de su voto más conservador?

Sus dichos y sus hechos dejan claro que la mayoría de los barones (y  la baronesa andaluza) socialistas apuestan por alejarse de PODEMOS: para ellos, y ella, parece más importante el PSOE que el socialismo.

De Pedro Sánchez sólo conocemos sus gestos y sus palabras, y los (enorme bandera de España, traje y corbata) y las (moderación,  cambio seguro, dialogo y respeto hacia el adversario, gobiernos estables, la clase media nombrada antes de la trabajadora…) que ha mostrado hoy tras la reunión extraordinaria delComité Federal del PSOE, en la que ha sido ratificado como candidato a La Moncloa, parecen decir que el PSOE, una vez pasado el trago de los pactos municipales y autonómicos, será, de nuevo, bisagra engrasada del bipartidismo centro-derecha y no del giro a la izquierda. Pronto saldremos de dudas.

Anuncios

From → Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: