Skip to content

Resistencia y Guerrilla Creadoras

julio 29, 2013

El Sistema Político Capitalista ha llegado a un estado de falso colapso: desde el punto de vista de la ciudadanía (99%) ha llegado al límite de su funcionamiento y está a punto de derrumbarse, y desde el punto de vista de la élite que construye y mantiene el sistema (1%) funciona con mejores resultados que nunca y puede mantenerse en pie eternamente.

El colapso para el 99% significa que no resuelve los problemas básicos: empleo, vivienda, educación, salud, seguridad…

El buen funcionamiento para el 1% significa que este sistema les permite continuar enriqueciéndose a costa del 99%.

Las historias recientísimas de la Banca y del Oligopolio energético, muestran ésto claramente.

Dejemos al margen teorías “consparanoicas”. Haya o no un “Dios en la máquina”, el Sistema funciona favoreciendo a un pequeña élite a costa del resto de la humanidad. Si el Sistema fue creado así desde el principio por esa élite, o es un sistema caótico, desgobernado, que esa élite puede aprovechar mejor, no es aquí la cuestión (y es una interesante e importante cuestión).

La Cuestión es: el Sistema Político Capitalista, como le ha ocurrido a otros sistemas ¿puede derribarse? La respuesta quizá sea NO: pero SÍ puede reducirse, debilitarse hasta ser sustituido por otro más fuerte…

Pensemos primero dónde reside el poder de ese sistema. No es en los gobiernos y sus fuerzas de represión-persuasión (ejército, medios de comunicación-distracción, sistema educativo…), éstos son hijos, primero, y parásitos, después, del verdadero poder. Éste reside, en mayor o menor medida, en cada una de las personas-productoras-consumidoras que alimentan el sistema.

Voluntariamente o por obligación, conociendo las consecuencias o ignorándolas, la mayor parte de nuestras acciones diarias dan poder/riqueza a ese 1% (grandes empresarios y sus necesarios ayudantes políticos-mediáticos: las empresas que controlan los medios de comunicación). ¿Cómo lo hacemos?:

A: Como trabajadoras generadoras de riqueza, aunque no trabajemos directamente para ellos, la mayor parte del producto de nuestro trabajo les beneficia:

A.1) Directamente porque la mayor parte del trabajo se realiza para compañías multinacionales (o para la Administración-Gobierno) mediante la cadena de subcontratación/servicios.

A.2) Indirectamente porque, al final, el dinero que nos dan a cambio de nuestro trabajo, lo gestionan entidades financieras que obtienen más beneficios de ese dinero que el que nos devuelven (y cuando no son capaces de obtenerlo por sí mismos, nos obligan a rescatarles)

B: Como consumidoras poco hay que decir: el dinero que no gestionan las entidades financieras, las entregamos a las mismas manos a cambio de mercancías de todo tipo (¿cuántas de éstas realmente necesitamos y/o nos satisfacen realmente?): 10 empresas controlan prácticamente todo lo que compras.

manipulacion-medios

Sea o no una conspiración de un “Gobierno En La Sombra”, el sistema está atado y bien atado. Puedes desatarte.

El Sistema Capitalista no puede derribarse de un golpe, porque formamos parte de él y con él caeríamos. Pero puede eliminarse/transformarse si suficientes personas salimos del sistema producción-consumo monopolizado y actuamos para cambiar el sistema político que debería gobernarlo en lugar de dejarse gobernar. Por eso el 1% y sus cómplices necesarios usan la palabra “antisistema” como un sinónimo de criminal, porque ataca su sistema de riqueza, basado en la sumisión (ignorante o culpable) y la miseria de la mayoría de la humanidad…

Hasta ahora, con acciones defensivas, de Resistencia, QUE NO DEBEMOS DEJAR DE HACER, se han conseguido éxitos tangibles (aunque incompletos), contra desahucios, preferentes

…menos tangibles, como el vuelco en intención de voto que, sobre todo, las mareas blancas y verde han conseguido con sus movilizaciones didácticas. Intención que hay que mantener.

Para avanzar hay que pasar de la Resistencia defensiva a la Guerrilla ofensiva: reducir el poder del sistema, saliendo/rescatando de éste, por todos los medios posibles, todas las personas posibles.

Salir del sistema no implica obligatoriamente okupar una vivienda, dejar el trabajo y vivir de la caridad o del robo… (éstas son formas radicales, efectivas para salir del sistema pero impracticables para la gran mayoría de la población).

Hay otras formas de salir y, por tanto debilitar, el sistema… y la debilidad/transformación será máxima cuando, además de salirnos del sistema en la medida que podamos, convenzamos a nuestro entorno (familia, trabajo, redes sociales “clásicas” y digitales..) de que también lo hagan. Para unas personas es cuestión de supervivencia propia o prójima, para otras es cambiar comodidad por libertad/solidaridad…

Algunas formas anti-este-sistema son:

– Trabajo: Cooperativismo y verdadera autonomía. Si puedes, crea o trabaja en una cooperativa o con verdadera autonomía; si no puedes, apoya estas formas de trabajo difundiendo su existencia, en la teoría y en la práctica (infórmate de qué empresas con las que tienes o puedes tener contacto son cooperativas…). Emprende de verdad.

– Consumo: Compra en “pequeño” comercio y sobre todo, a “pequeños productores”. Paga siempre que puedas en metálico en vez de con tarjeta (cada uso de la tarjeta es más dinero para el banco y menos para la persona que nos vende).

Punto aparte: el consumo de energía; hay variadas formas de salirse del Oligopoly energético, desde pagar la factura eléctrica a cooperativas verdes, hasta instalar tu propio sistema de autoconsumo, pasando por cambiar de sistema de transporte (híbridos, eléctricos, públicos, bicicletas (las eléctricas: allanan la ciudad), caminar…) para usar menos petróleo…

-Banca: Infórmate sobre Banca Ética: es posible ahorrar e invertir sin que jueguen con tu dinero usureros y sinvergüenzas.

– Medios de comunicación-distracción: No compres, ni utilices sólo los medios más influenciados por empresas y gobiernos. Comienza compartiéndolos con otros más libres… terminarás dejando los primeros para informarte de verdad sólo en los segundos.

Recomiendo suscribirse a las versiones digital y papel (para personas “no-digitales”) de, por ejemplo, infolibre, alternativas económicas, eldiario.es…

Y los informadores pueden realmente serlo.

– Política 

Intervenir en los ayuntamientos: todos tienen formas de participación ciudadana y son más fáciles de influenciar directamente con peticiones concretas. Si no conoces asambleas vecinales que ya participen en los plenos de tu ayuntamiento, es el momento de crear una.

Para quienes formen, o quieran formar, parte de partidos políticos: tratar de democratizarlos y convertirlos en verdaderas organizaciones representativas de la comunidad, no de los intereses de unos pocos.

Procesos electorales: Esta es una cuestión más peliaguda: Con el actual sistema electoral, abstenerse, votar en blanco o votar a partidos que no van a conseguir representación es favorecer a los 2 grandes partidos. Lo más efectivo para reducir el poder del sistema sería votar a un 3º o 4º en discordia que no siguieran las directrices del 1º o el 2º (en cada proceso/ámbito sería uno diferente) y estén dispuestos a cambiar la ley electoral y la Constitución para alcanzar una política verdaderamente participativa. Es complicado… pero puede hacerse.

Cada paso que demos cada una de nosotras, en esta pacífica guerrilla, siempre será un paso adelante. Quedarnos parados a esperar que quienes hoy manejan el sistema lo cambien es esperar en vano.

Si, desde hace años hay quienes siguen esos caminos, ¿por qué no podemos ser más y más y más…?

Al menos 1.200 catalanes se autogestionan con moneda, educación y sanidad propia

Heidemarie Schwermer,17 años viviendo sin dinero
_portadatintalibre5verano2013_bf4b45eb

Anuncios

From → Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: