Skip to content

Partidos, Plataformas. Condenadas si no se entienden.

mayo 8, 2013

Si hacemos caso a los barómetros y estudios varios de Metroscopia y CIS sobre intención de voto (y parece lógico hacerles caso cuando vemos que éstos estudios  suelen coincidir bastante con los resultados de las elecciones, la situación actual es:

1) La suma de votos de los partidos de izquierda es levemente mayor que la de los partidos de derecha.

ESTIMACION_VOTO

2) Una gran parte de los votantes (57%) considera que los partidos políticos no son necesarios para la democracia.

Resumen y Estudio Completo

3) El 40% no quieren votar o no saben a qué o a quién hacerlo

La primera consecuencia que podemos inferir, que además coincide con lo ocurrido en elecciones anteriores, es que, como los votantes de la derecha son más disciplinados y conservadores, creen que son necesarios los partidos políticos e irán a votar en mayor porcentaje que los votantes de la izquierda.

¿Es posible impedir la victoria de esa “mayoría disciplinada”?¿Puede construirse un consenso, una síntesis, entre propuestas de partidos de izquierda y las inquietudes de quienes no les creen necesarios, que creen que sería mejor un sistema de plataformas sociales o partidos ciudadanos?

Algunas interesantes reflexiones y propuestas al respecto, en artículos de Antoni Gutierrez-Rubí recopilados en Otro modelo de partido es posible”

Los “Partidos Verdes“, otra opción que en España no han cumplido las expectativas, están también en fase de “repensamiento”.

El empeoramiento de las condiciones de vida y el retroceso de derechos sociales que el gobierno de la derecha ha traído, puede dar y quitar votos. Pero, hasta ahora, está siendo compensado por la propaganda de los medios de comunicación con más audiencia (las cadenas de TV) que están en manos de empresas a las que interesa que gobierne la derecha?

¿Qué ofrecen esas plataformas sociales, ciudadanas, que no creemos que tengan los partidos?

Sobre todo lo demás, CONFIANZA. Confianza en que, una vez terminadas las elecciones, las personas elegidas, por miedo, avaricia o pereza, no dejen de servir al pueblo y se sirvan de éste para su propio beneficio, o el beneficio de Los Mercados (los inversores-especuladores en deudas soberanas), o de los empresarios que les harán entrar por la puerta giratoria…

La punta del iceberg de esta desconfianza es que el 86% de la población española desconfía del Presidente y el 89% del Jefe de la Oposición

No más pactos entre partidos: compromisos con personas.

Necesitamos la seguridad absoluta de que quien nos represente nunca usará su papel para beneficio propio.

Que siempre transmitirá la voluntad del colectivo.

No queremos delegaciones que piensen que los votos conseguidos les dan derecho a tomar decisiones importantes sin consultar.

Que la existencia de esa representación política no desmovilizará el resto de luchas legítimas e imprescindibles.

Que no habrá “razones de Estado” por encima de las “razones de lo común”; ni para ocultar información, ni para acordar acomodados acuerdos con Mercados y Mercaderes: Los derechos no se negocian; se consiguen y cuando se consiguen se defienden.

Ya han sido demasiadas decepciones y demasiadas promesas incumplidas para fiarnos de palabras, de programas electorales impunes, de carismas…

Firmemos un contrato de verdad, con verdaderas consecuencias si se incumple.

¿Hay políticos dispuestos a firmar ese compromiso?

Hasta ahora nos han aplastado con toneladas de palabras y cero acciones; ¿cuándo se sabe que se debe terminar de hablar para comenzar a hacer?

Ideas para asegurar representación y no delegación:

Contrato electoral: si se incumple un solo punto del programa electoral dimisión inmediata.

Cualquier decisión sobre asuntos no recogidos en el programa electoral (ha de intentarse que sean los menos definiendo bien el programa electoral y no perdiendo tiempo después en asuntos menores) se consultará con el colectivo: Para las decisiones importantes hemos de tomarnos el tiempo que haga falta. La tecnología hoy sí permite consultar de manera rápida, segura y masiva a todo el colectivo que quiera implicarse. Y, demostrado está, que en las cuestiones de veras importantes, las personas con un ideal real de servicio a la comunidad, nos ponemos de acuerdo.

No son utopías: tenemos ejemplos cercanos, en tiempo y espacio de presupuestos participativos, que demuestran que la consulta directa, participativa, es posible y eficaz; quizá el más exitoso fue el de Sevilla  (con aplicaciones reales como construcción carril bici) estudiado a fondo por la Red Cimas (años 2004-2009).

El Informe DDA, del grupo Democracia Digital Andalucía (DDA) propone 21 instrumentos de participación ciudadana directa.

Actualizado 20 Agosto 2013: Más herramientas participativas para Democracia en Tiempo Real

Actualizado 10 Septiembre 2013: Equo-compromís votarán en el Congreso lo que votos por Internet decidan

Ideas para evitar la corrupción:

Mandato restringido al mínimo legal posible, sin excepciones ni prórrogas: El proyecto no depende de la persona; la persona es sólo la voz, el cuerpo que constituye y desarrolla el proyecto es el colectivo.

Todo beneficio que consiga la representante (dietas, salarios) va al colectivo y el colectivo decide cuánto le da al representante.

Y para que la LUCHA en las instituciones políticas no detenga la movilización:

Absoluta independencia para seguir peleando de la forma que cada persona y cada colectivo quiera. Sumar las fuerzas de distintos colectivos que existen ahora, no significa que esos colectivos tengan que detenerse o desaparecer: todo lo contrario, sería como si en una familia tuvieran que desaparecer las personalidades de sus miembros; el común debe transformar, no anular, las individualidades.

¡Claro que es difícil!¿Por qué es imposible?

Anuncios

From → Sin etiquetas

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. Dossier PP Contra Viernes y Memoria Pez | theneoworker. Somos lo que Hacemos; Ante la Duda, Actúa.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: