Skip to content

Merkel, la última cazafantasmas imperial. ¿Te cuento un cuento recuento que nunca se acaba?

marzo 18, 2013

Erase que se eran unos empresarios circenses (del mayor guiñol del mundo) que se asustaron cuando vieron que “un fantasma recorría Europa”. Entonces usaron las marionetas que tenían fabricadas hacía tiempo para prevenir ese mal. Pero hete aquí que algunas de esas marionetas, entusiasmadas, se pusieron a matar demás y, cuando fueron a detenerlas, ya era tarde y corrían el riesgo de que el público viera sus hilos, por lo que decidieron cortarlos y tirar al cajón de los trastos malos a esas marionetas díscolas.

464_1_600

Caricatura de Arthur Szyk

Para distraer al público, que había estado a punto de descubrir el truco, sacaron al escenario a las dos marionetas más grandes y llamativas y las pusieron a representar un culebrón en el que se trataban de destruir la una a la otra, capítulo tras capítulo, sin llegar nunca a conseguirlo… ¡y de nuevo ocurrió un desastre! Una de las marionetas no estaba tan bien atada como creían y se desmoronó de repente, sin avisar a tiempo de sustituirla por otra…

Maueröffnung am Brandenburger Tor

Pero nuestros buenos empresarios (y sus herederos verdaderos y putativos) pueden fabricar y comprar todos los muñecos y muñecas que necesiten, así que convirtieron a dos de ellos en protagonistas de una bella historia (casi casi se les ve el plumero al sacarlos tan rápido del fondillo de sus bolsillos) en la que por fin, la vida transcurriría, para siempre, sin problemas ni preocupaciones en la Tierra de Jauja (menos para algunos, pobres actores menores, que apenas se les veía muy muy lejos…)

r_reagan_and_m_thatcher_633965

Y si amiguitos, la historia sigue hoy; al quedarse aquella pareja tan feliz pasada de moda (hasta enfermaron los dos, primero él y luego ella, de enfermedades tan feas que ni se pueden nombrar), y al comenzar a perder lustre el decorado de la Tierra de Jauja, sacaron a escena a otra impactante protagonista principal, una rubia y fuerte heroína que viene, fíjate tú, de los mismos lugares que aquél primer muñeco malo al que hubo que cortar los hilos…

greece-protest-nazi

Pero no te asustes, no tienes de qué preocuparte, tus mayores velan por ti mientras no pienses en dejar el circo, o en acercarte demasiado al escenario a mirar entre bambalinas…

Anuncios

From → Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: